Editorial N°1: Iniciamos el año con nuevos sistemas, publicaciones y un fuerte uso de la tecnología para apoyar la fiscalización ambiental

Estimad@s lectores:

Nos reencontramos a través de este medio de comunicación que establecimos en 2017 para acercar a la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) con los chilenos y chilenas interesados en los temas ambientales.

Este año comenzó con muchas novedades para la SMA y quisiéramos compartirlas con ustedes. En el presente newsletter encontrarán una nota relativa al nuevo Sistema de Monitoreo Online para Centrales Termoeléctricas que inauguramos a fines de enero. Esta es parte de la “fiscalización 2.0” que estamos empleando con el fin de promover el cumplimiento de las empresas generadoras. En este caso, las empresas Colbún, Endesa y AES Gener se sumaron a esta iniciativa voluntaria, que le permite recibir a la Superintendencia, minuto a minuto, datos respecto de las principales emisiones de sus plantas termoeléctricas.

En materia de sistemas, también comenzamos a fines de febrero con una plataforma para el Seguimiento de los Programas de Cumplimiento (PdC). Esta es voluntaria para todos los titulares de PdC anteriores al 23 de febrero, y comienza a ser obligatoria en forma posterior a esa fecha para todos los programas que se aprueben, en el marco de un sancionatorio. Esta es una buena noticia, pues implica la transformación de un sistema de reporte análogo a uno digital, y trae consigo notables ventajas para los titulares en términos de gestión de su PdC, como en la disminución de costos respecto a la generación, impresión y envío de los reportes y sus medios de verificación.

En la lógica de la “fiscalización 2.0” que estamos implementando como Superintendencia, quisiera destacar la utilización de sensores que permiten monitorear ruidos y olores molestos, entre otras materias. Durante este verano, se instalaron sensores en la ciudad de Iquique —donde constantemente recibimos denuncias de malos olores asociados a la industria pesquera—, como también en la zona de Tiltil en la Región Metropolitana y en el Maule, donde la industria agropecuaria también ha sido denunciada en materia de olores. Estos sensores permiten detectar la presencia de gases, especialmente ácido sulfhídrico y amoníaco, que se asocian a episodios que causan el malestar en la ciudadanía. Esto nos permite priorizar nuestras fiscalizaciones y acudir a fiscalizar los compromisos ambientales de las empresas en el marco de sus Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA).

En esta oportunidad también quisiera destacar las nuevas publicaciones de la Superintendencia. “Formación de redes de trabajo y generación de capital humano para el fortalecimiento de la fiscalización ambiental”, es un documento que aborda la gestión realizada a través de la Red Nacional de Fiscalización Ambiental (RENFA), en la cual participan 15 servicios públicos que apoyan el rol fiscalizador de la SMA a través de sus profesionales y experiencia.

También en marzo lanzamos nuestra “Memoria de Gestión 2014-2018”. Este documento contiene un balance del trabajo realizado en los últimos cuatro años. La publicación cuenta con ocho capítulos, en los cuales se abordan las principales áreas de trabajo de la SMA: fiscalización, sanción y cumplimiento, fiscalía y las áreas de apoyo que permiten el acceso a la información de la comunidad. Los invito a revisar este trabajo, que muestra el esfuerzo que día a día realizan los más de 200 funcionarios que forman parte de esta Superintendencia.
Como pueden ver, el año comenzó con mucho trabajo, muchas novedades, sistemas y publicaciones que los invitamos a revisar. Por nuestra parte, seguiremos trabajando como lo hemos hecho, con muchas ganas de hacer una buena labor para proteger el medio ambiente de nuestro país.

Saludos cordiales,

Cristián Franz Thorud.

2018-03-23T15:30:57+00:00 marzo 22nd, 2018|Marzo 2018|