Editorial N° 3: Una revisión al trabajo de fiscalización y sanción de la SMA

Estimados lectores:

Enviamos este tercer Newsletter justo cuando se inicia la primavera y comienzan los días de calor. Una época donde la naturaleza revive, y en la que las personas aprovechan de salir a recorrer espacios naturales de los más diversos tipos (desiertos, montañas, costas o bosques), pero todos con una característica común: territorios de un alto valor ambiental que proveen a los seres humanos diversos y valiosos servicios ambientales tanto a nivel material como espiritual.

Pero, para mantener esta riqueza, la protección de la biodiversidad en las áreas silvestres protegidas es fundamental. Como Superintendencia, vigilamos que los proyectos que se realicen dentro de dichos lugares cumplan cabalmente con las exigencias establecidas en sus Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA). Recientemente, me tocó visitar dos proyectos en el Parque Nacional Lauca, en la Región de Arica y Parinacota. En ambos casos, se trata de construcciones de entidades estatales –Gobernación de Parinacota y el Ministerio de Obras Públicas-, los que deben velar no sólo porque se construyan los pasos fronterizos y las obras viales que permiten la conectividad con nuestros países vecinos, sino también porque se respeten todos los compromisos ambientales establecidos para sus proyectos. Más aún, y con mayor celo tratándose de proyectos localizados dentro de un Parque Nacional. Otros casos también se abordan en la nota.

En este número también, tenemos un resumen de los casos que se han revisado en sede judicial. En este trimestre, la Corte Suprema ratificó una sanción cursada por nuestra institución contra una salmonera (Los Fiordos). Cabe destacar que la Excelentísima Corte acogió nuestra casación en contra de un fallo anterior del Tercer Tribunal Ambiental, y aumentó la multa cursada a 3.142 UTA. Adicionalmente, confirmó la potestad fiscalizadora de la SMA a través de Programas y Subprogramas, validando la posibilidad que los organismos sectoriales –en este caso Sernapesca- presenten denuncias si en sus fiscalizaciones no programadas toman conocimiento de hechos que deben ser conocidos y sancionados por la SMA. En esta sección además se revisarán dos sentencias del Tribunal Ambiental de Santiago: una referida a la confirmación de la sanción cursada a Minera Maricunga y otra respecto al rechazo a una reclamación de EFE en contra un acto de mero trámite de la SMA.

Finalmente, en esta edición hacemos una revisión respecto de los ocho cursos, talleres y pasantías que este año se han llevado a cabo en conjunto con la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (US-EPA), la Red Sudamericana de Fiscalización y Cumplimiento Ambiental (Redsufica), el Banco Interamericano de Desarrollo y la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA). Dichas actividades han permitido a más de 100 profesionales capacitarse en materias como gestión de residuos, técnicas de investigación ambiental en terreno y evaluación de proyectos. Quisiera destacar que estas actividades no sólo se han destinado a funcionarios de esta Superintendencia, sino también a los profesionales de otros 16 servicios públicos que forman parte de la Red Nacional de Fiscalización Ambiental (RENFA). Es crucial que las mejores prácticas a nivel internacional se compartan entre todos los profesionales que trabajamos en los procesos de fiscalización y sanción ambiental, porque esto redunda en un mejor trabajo a nivel nacional, permitiendo así el resguardo del medio ambiente en el que habitamos todos los chilenos y chilenas.

¡Un cordial saludo a tod@s!

Cristián Franz Thorud.
Superintendente del Medio Ambiente.

 

 

2017-09-22T17:59:16+00:00septiembre 22nd, 2017|Septiembre17|